domingo, 16 de diciembre de 2012

¿Qué debemos creer?

Entiendo fácilmente que los gringos, y todo el mundo, esté horrorizado por los eventos del viernes en la Escuela Sandy Hook. Es algo horrible, injusto, carente de sentido y explicación lógica. Y por eso es comprensible que se trate de recabar información. Para entender. Para saber.

Esta mañana, tratando de encontrarle sentido, yo también, comencé a leer las noticias que me caían en Twitter, empezando por una de NY Times, en donde se habla, principalmente de la afición de Nancy Lanza por las armas y su colección, como si esto fuera justificación suficiente para que el hijo la hubiese matado a sangre fría... "Quien escupe para arriba", comentó alguien en Twitter... Al seguir leyendo la noticia uno se encuentra con declaraciones de la cuñada, el paisajista que le arregló el jardín, un músico del bar que frecuentaba... Entiendo, ya lo dije, los periodistas están tratando de armar una historia para darle sentido ("I have the sorry job of trying to explain to an inquiring world who Nancy Lanza was, and what happened with her son. I loved the story you told on your blog, and would like to join the queue of those who'd like to speak with you") . Pero eso no explica que estén manejando la información a su antojo, como se puede ver en el blog de Jim Leff, un músico del bar a donde Nancy Lanza solía ir y quien compartió sus "sentimientos personales acerca de los hechos", en donde en la primera línea queda claro que "no la conocía bien"... Según Leff, y como se puede leer en diferentes entradas que ha ido publicando desde el viernes, la prensa ha tergiversado sus palabras, han citado su blog sin poner referencia del mismo. El artículo de NY Times incluso ha "sufrido" traducciones (como esta en El Mundo, España) en donde se sigue citando a Leff sin hacer referencia de su blog y de sus palabras originales.

Precisamente hace unos días hablábamos con mi jefe de lo irreal que se ha convertido toda la información con esto de las redes sociales y la rapidez con que se divulga. "Ya no se sabe a quién creerle", me decía. Y yo, ingenuamente, defendía al periodismo... "Los periodistas tienen que manejar siempre la verdad", le decía... Pero ya no estoy tan segura. Y que conste que esta es mi apreciación muy particular, no estoy tratando de hacer un análisis profundo ni nada de eso.

Han circulado tantas noticias, tantas fotos, tantos reportajes, tanto Obama llorando en la televisión...

¿Qué debemos creer y qué no?

Para finalizar, les dejo este artículo que encontré de una mamá tratando de explicarse, también, lo que pudo haber pasado

In the wake of another horrific national tragedy, it’s easy to talk about guns. But it’s time to talk about mental illness. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada