domingo, 11 de septiembre de 2011

TREINTA libros 2*

11. Uno que lo haya motivado a visitar algún lugar: 
Los Cachorros de Mario Vargas Llosa. 
Creo que leí esta libro en bachillerato, o antes. Ash, me daba lástima Pichula Cuéllar, en el fondo tal vez estaba enamorada de él y quería que al final le fuera bien en la vida. Pero no. Odié a la Teresita Arrarte. En general, las novelas de Vargas Llosa siempre me han invitado a ir a conocer Lima: Miraflores, Chorrillos, Pasamayo, las calles, los cafés, la playas. Algún día voy a ir. Espero. Por cierto: de Los Jefes no me acuerdo, pero sí me acuerdo que venía en el mismo libro, así como la edición que ilustra este post.


12. Una biografía. 
Mario Benedetti: Un Mito Discretísimo de Hortensia Campanella. 
Este libro llegó a mis manos gracias al gentil regalo de @nicknasten, quien sabe mi profundo cariño y admiración de años por el uruguayo. Es un deleite ir leyendo y descubriendo cosas de la vida de este hombre que una de las cosas más grandes que hizo en su vida fue observar su mundo y contarlo de una manera sencilla. De las cosas que más me llamaron la atención: Benedetti nunca terminó el bachillerato, fue amigo y admirador de Roque Dalton, y amigo de toda la vida de Claribel Alegría. 


13. El primer libro que leyó en su vida
Corazón de Edmundo D'Amici. 
Creo que hubo otros, mi tía trabajaba en una librería y de regalo siempre les daba libros a mis hermanos. Entre lo que me acuerdo: Mujercitas de Lois May Alcott, 5 Semanas en Globo y Los Hijos del Capitán Grant de Julio Verne. Pero mi primer libro verdadero, uno de mis recuerdos más maravillosos fue el día en que mi papá me llevó por primera vez a una librería. Creo que tenía 9 años, la librería era la Cervantes y quedaba en ese portal increíble que está a un lado del parque Libertad, no el de La Dalia, si no que el otro. No me acuerdo mucho del libro -es una buena excusa para volverlo a leer-, si me acuerdo que a raíz del mismo empecé a escribir un diario. La edición que ilustra este post fue la que yo tuve. Ese libro lo guardé por años, le perdí la pista cuando me casé y me fui de la casa. ¡Me lu hubiera llevado!


14. Uno que haya odiado hace años y hoy admira. 
Si te Cuentan que Caí de Juan Marsé. 
El problema de haber empezado a leer a temprana edad, es que a veces llegan a nuestras manos libros para los cuales no estamos preparados: La banda de pistoleros hace manifiesta la historia sucia de España donde todo eran delaciones, detenciones, torturas, desaparecidos y fusilados; como en catálogo 3D de la Inquisición. Yo estaba en mis primeros años de universidad cuando lo leí, toda esta historia de Java y los kabileños pasó ante mis ojos asombrados y mi boca abierta. No es que lo haya odiado, es que en mi mundillo de adolescente nerd, el libro me explotó la cabeza. ¡Lo mejor de Juan Marsé!


15. Uno que haya amado hace años y del que hoy reniega
Juan Salvador Gaviota de Richard Bach
Ese libro apareció cuando yo estaba chiquitísima y fue un boom, todo mundo hablaba de las aventuras de la tal gaviota esa (se verán cosas...) y luego, cuando en mi adolescencia estaba en la Escuela de Danza, bailamos una de las canciones del soundtrack (de Niel Diamond), porque ya ni me acuerdo si hicieron película (¡qué aburrido!) o musical de Broadway o qué y entonces, emocionada por tantos acontecimientos referentes a la fábula de Juan Salvador, compré el libro. Lo compré en la caja de un súper (se verán cosas...), era parte de una colección de libros a 10 colones o algo así. El asunto es que al comprarlo sentí que compraba toda la sabiduría del mundo, porque para mí, a esas edades, la contenía. ¡Juan Salvador era una gaviota bien sabia! Ahora nada más me suena a libro de auto-superación, creo que en eso fue en lo que se quedó. En Twitter, en esta categoría, puse María de Jorge Isaacs. Aplica demasiado, también.


16. Uno ruso que sí haya leído. 
Los Hermanos Karamazov de Fedor Dostoyevski. 
Pregúntenme. Solo me acuerdo que uno de los hermanos se llamaba Iván. 
Perdón Fedor, lo voy a volver a leer.   


17. Uno de este año
Me acabo de comprar El Ruido de Las Cosas al Caer de Juan Gabriel Vásquez.
Pero no lo he empezado a leer. ¿Será que vale?














18. El que más veces ha leído: 
El Principito de Saint Exupery, supongo. 


19. Uno que lo haya sorprendido por bueno: 
El Palacio de la Luna de Paul Auster. 
Verán: siempre he tenido cierta desconfianza de los escritores gringos, desde que no supe por quién doblaban las campanas de Hemingway, cuando, muy entusiasmada, compré el libro y no pasé nunca de las primeras páginas. Paul Auster era un autor desconocidísimo para mí hasta noviembre de 2009 cuando visité la FIL de Guadalajara y a mi amiga Laura, quien me habló tanto y tanto de Auster y quién al final me regaló el libro. De verdad que lo empecé con desconfianza (esa que les tengo a los escritores gringos) y al final creo que lo leí en uno o dos días. ¿Saben lo que más me gustó? Los mil libros (¿eran mil o más?) que le dejó como herencia su tío y cómo los convirtió en muebles cuando se fue quedando sin dinero y cómo los vendió uno a uno para poder comer cuando se quedó en la calle. Eso.


20. Uno que lo haya sorprendido por malo
Tras la Celosía de Naguib Mahfuz. 
Otro que compré en la FILCEN de Guadalajara, este, con la finalidad de ampliar mi biblioteca más allá de los iberoamericanos. Yo sé que Mahfuz ganó el nobel y todo eso, pero les diré: a mí esa trama telenovelesca del hombre enamorado de la chera enamorada del hermano, me pareció fatal. Ash! Y esas largas páginas tan descriptivas en las que no pasa nada. No lo terminé de leer y nunca lo haré, creo. Si alguien lo quiere, se lo regalo.


* Para el reto original de los Treinta Libros pueden ir aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada